logo Mario German

2018-11-19

Después del paro… ¿Es viable el Fondo Autónomo de Buenaventura?

¿Son sólidas las fuentes de financiación que proveerán de recursos al Fondo Autónomo de Buenaventura? ¿Quién o quiénes lo administrarán?

Después del paro… ¿Es viable el Fondo Autónomo de Buenaventura?

Aunque el Gobierno Nacional sabía que los promotores del ‘Paro cívico social y pacífico de Buenaventura’, estaban pidiendo recursos extraordinarios para problemas extraordinarios, al final, bajaron la pretendida cifra.

Las pretensiones se redujeron de $8 billones para ejecutar en 10 años a $1,5 billones para realizar en 12 meses. Lo convenido, estará representado en obras como:

  • El acueducto ($280.000 millones);
  • La construcción de un complejo hospitalario ($238 mil millones);
  • La fase inicial del plan maestro de alcantarillado ($338 mil millones) y
  • La UCI o Unidad de Cuidados Intensivos para el Hospital Luis Ablanque ($12 mil millones).

De acuerdo con los promotores del paro, liderados -entre otros- por el sacerdote John Reina, director de la Pastoral Social de Buenaventura, los recursos se administrarán a través de un Fondo Autónomo, propuesta hecha por el Gobierno Nacional y que reemplazó la pretensión inicial de declaratoria de emergencia social y económica.

El mecanismo jurídico convenido, permitiría asignar recursos de manera rápida y sin que medie el tedioso trámite oficial que, incluso, ha dificultado la ejecución de la totalidad de los 400 millones de dólares acordados en el paro de febrero de 2014.

Así las cosas, hay varias preguntas que me inquietan como vallecaucano. La primera, ¿son sólidas las fuentes de financiación que proveerán de recursos al Fondo Autónomo de Buenaventura? ¿Quién o quiénes lo administrarán? Conociendo la idiosincrasia de nuestra dirigencia, es necesario reflexionar y estar muy pendiente sobre la viabilidad del mecanismo presupuestal convenido.

Aquí vale la pena hacer un “alto en el camino” para llamar la atención de la dirigencia de Buenaventura e invitarlos de manera decidida a no bajar la bandera y a hacer valer el lema del paro: “¡El pueblo no se rinde, carajo!”. Y para no rendirse, se debe aprovechar esta coyuntura que la historia le ha dado al municipio, porque, ahora Colombia y el mundo son más conscientes de la situación social de Buenaventura.

Es hora de desvirtuar aquello de que “la plata de las obras no llega a su objetivo final”.

Si los acuerdos del paro se cumplen, la situación del puerto será diferente en menos de tres años. Lo acordado con el Gobierno Nacional, es que es que el Fondo contará con dos fuentes de financiación: un crédito externo por 76 millones de dólares y el 50% del Impuesto a la Renta que pagan los puertos, según la Reforma Tributaria de diciembre de 2016 y que permite a las empresas pagar sus impuestos con obras. El resto es voluntad política.

Buenaventura tiene futuro, pero hay que construirlo y ¡las enseñanzas del paro deben ser puestas en práctica ya!

mensaje-icon-form

Suscríbete a nuestra newsletter,
ingresa tu corre electrónico.

subir